Recetas del mundo: China

El fin de semana pasado, paseando por el Moll de la Fusta, me topé por casualidad con la celebración del nuevo año chino. Dentro de las muchas actividades que se llevaban a cabo, me llamó la atención (llevada no sé si más por los aromas que por la profesión) los múltiples stands donde se elaboraba comida china. La gran mayoría de platos me eran muy familiares, pues no diferían mucho de los que acostumbramos a encontrar en un restaurante chino de cualquier lugar del territorio, pero rebuscando entre los platos, conseguí encontrar algunas preparaciones que no conocía.

Y es que verdaderamente, la comida china que conocemos, no es la misma comida china tradicional que podríamos comer en China.

Entonces ¿cuál es la comida típica china?

Para empezar tenemos que pensar que China es una país de proporciones gigantes, y lógicamente, presenta muchos tipos de cocina diferentes: la cocina Pekinesa, Cantonesa, de Sichuan, etc. Sería lo mismo que intentar hablar de una cocina española típica sin detenernos a observar los diferentes matices de, por ejemplo, la cocina Aragonesa o la Andaluza. Por lo tanto, no podemos hablar de una cocina típica china sino más bien de varias cocinas típicas de China.

Es evidente pues, que las tradiciones gastronómicas serán muy diferentes debido a la gran extensión del territorio y a sus diferencias climáticas y geográficas. Tradicionalmente, las zonas costeras son las que tienen más variedad de alimentos pues tienen más contacto (y por lo tanto más intercambios) con las regiones vecinas. En las regiones más cálidas los platos acostumbran a estar más especiados pues es uno de los métodos que tradicionalmente se han utilizado para conservar los alimentos durante más tiempo.

Pese a las variaciones entre regiones, sí que podemos encontrar algunos rasgos parecidos que nos ayudarían a acotar las características típicas de las cocinas chinas:

  • Es una cocina muy ligada a la filosofía china, siguiendo los principios de equilibrio entre el yin y el yang mediante las proporciones adecuadas de alimentos fan (cereales y derivados: arroz en las provincias del sur y pasta en el norte, donde el trigo es más común) y ts´ai (alimentos proteicos y verduras).
  • Además de la composición, busca también el equilibrio en los colores, los sabores y las formas, aspectos que cuidan mucho en la presentación de los platos. Fijaos si no en este dragón hecho de nabo que me encontré en uno de los stands.
  • En general, en los platos predominan los alimentos de origen vegetal y las raciones de proteínas no son muy abundantes: por cada porción de carne o pescado, se comen tres de verdura.
  • Entre los diferentes métodos de cocción, destaca la cocina al vapor y al wok, dos métodos que han sido una gran aportación para la cocina occidental. Gastronómica y nutricionalmente, destacar que el uso del wok permite cocinar aprovechando todo el calor de la llama y por lo tanto, se utiliza muy poco aceite, por lo que la comida, además de muy sabrosa, resulta baja en grasas y en energía. En el método del vapor, el agua hirviendo no llega a tocar el alimento, por lo que los minerales y vitaminas no se disuelven. Los dos métodos, permiten conservar gran parte de las vitaminas, los minerales, el sabor y el color de los alimentos.

Hay que pensar que la cocina china que conocemos a través de los restaurantes chinos del territorio, se trata de una cocina occidentalizada. En primer lugar porque muchos de los ingredientes han sido sustituidos por ingredientes locales (es el caso de algunas verduras chinas que en la cocina china occidentalizada se sustituyen por otras verduras locales, provocando un cambio en el sabor de los platos), y en segundo lugar, y principalmente, porque estos establecimientos se han tenido que adaptar a los gustos y paladares occidentales para poder sobrevivir. Quizás ahora que los alimentos de todo el mundo nos han dejado de parecer exóticos, es momento de que nos animemos a probar auténticas delicias chinas como las patas de pollo o las lenguas de pato.

Si conocéis algún restaurante de comida china típica en vuestra localidad, os animo a que compartáis la dirección para que todas y todos podamos disfrutar de su cocina. 😉

Mientras tanto, os dejo una receta de pollo con verduritas al jengibre para ir abriendo boca:

Ingredientes (para cuatro personas):

    • 400g de pechuga de pollo
    • 3 ramas de apio
    • 2 pimientos verdes grandes
    • 2 cebollas medianas
    • 3 cortes de jengibre pelado
    • 1 cucharada sopera de almidón de tapioca (se puede sustituir por producto local: Maizena)
    • 3 cucharadas soperas de sake (se puede sustituir por producto local: vino dulce)
    • 3 cucharadas soperas de salsa de soja
    • 4 cucharadas soperas de aceite de cacahuete (se puede sustituir por producto local: aceite de girasol o de oliva)
    • Sal y pimienta

 Elaboración:

    1. Corta el pollo a tiras.
    2. Lava el pimiento y el apio y córtalos a tiras. Pica la cebolla.
    3. Mezcla el almidón de tapioca (o la Maizena) y las tiras de pollo y salpimenta.
    4. Calienta la mitad del aceite en el wok, sube el fuego e incorpora la cebolla y el jengibre.
    5. Saltea un par de minutos y añade las tiras de pimiento y de apio. Saltea durante un minuto a fuego vivo sin dejar de dar vueltas.
    6. Añade las tiras de pollo y riega con el sake y la salsa de soja.
    7. Saltea unos minutos y sirve caliente.

APUNTE DIETÉTICO: acompaña el plato con arroz blanco y un postre de fruta fresca y tendrás un delicioso menú saludable y equilibrado.

Anuncios

Un comentario en “Recetas del mundo: China

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s